Adquirir productos a precios al por mayor, el modus operandi de las familias durante la pandemia

Vivimos una situación que no nos hubiera gustado vivir en ningún momento. Estamos en un periodo de crisis económica provocada por el coronavirus, una situación que, desde luego, ha sido ocasionada sin que nos la esperáramos y sin que tuviéramos la menor previsión para hacer frente a ella. Cuando precisamente creíamos haber salido de la crisis económica provocada en el año 2008 y de la que salimos en 2016, nos ha llegado un mazazo, un verdadero jarro de agua fría del que nos tenemos que reponer a la máxima brevedad posible y con las menores consecuencias posibles.

Teniendo en cuenta esta tesitura, es lógico que las familias hayan intentado, por todos los medios, reducir el gasto en múltiples cuestiones. La verdad es que no debemos culparlas en absoluto por ello. En momentos de crisis es cuando más hay que apretarse el cinturón, y es ahí donde la gente empieza a elaborar nuevos modelos de compra. La compra mayorista es una de las opciones que más maneja la gente en periodos como los que estamos viviendo en la actualidad. Eso implica que se pueda comprar productos a un precio más reducido que de costumbre.

Y ojo, todo eso ocurre sin que se pierda un ápice de calidad. El motivo es que se eliminan intermediaros y eso hace que se dejen de lado algunos valores añadidos. Ahí es donde muchas familias han visto la reducción de precios y la posibilidad de obtener productos de la misma calidad a un precio inferior. Es mucha la gente que se está beneficiando de estas tesituras en los tiempos que corren y con una variedad de productos sin igual. Estamos hablando de referencias que tienen que ver tanto de alimentación como de calzado u hogar. Cualquier cosa puede obtenerse en el mercado mayorista.

El mercado mayorista ha crecido durante el periodo de crisis en el que nos encontramos. ¿El motivo? Los precios más asequibles a los que se pueden encontrar muchos productos. Los profesionales de Liquistocks, encargados de la venta al por mayor de diferentes lotes de productos, nos han informado de que el ahorro que ha pretendido encontrar la mayoría de las familias en estos tiempos difíciles está directamente relacionado con los productos del hogar. La razón que entienden lógica para explicar este asunto es el aumento de horas que hemos pasado todos y todas durante este último año en nuestras casas.

Los productos del hogar han sido necesarios para intentar hacer mucho más llevadera la cuarentena. Además de los casi tres meses que permanecimos recluidos de un modo domiciliario, son muchas las personas que, habiendo dado positivo en coronavirus, han tenido que quedarse en casa de manera obligatoria a pesar de que hubiera una disminución de las restricciones en su ciudad o comunidad autónoma. Lo cierto es que, a sabiendas de que es posible que nos toque permanecer dos semanas en nuestro domicilio (algo que a veces es obligatorio sin tener el virus) nos hemos tomado en serio eso de hacer de nuestro hogar la mejor trinchera para evitar el aburrimiento y convertirlo en el sitio que siempre hemos querido que sea.

Los productos de limpieza, los reyes de este mercado

Si una familia de productos ha sido la más demandada durante todo este tiempo en lo relativo al hogar, esa ha sido, sin duda, la gama de productos que tiene que ver con la limpieza, especialmente en lo que tiene que ver con los desinfectantes. Una de las recomendaciones básicas para luchar contra el coronavirus ha sido la de apostar por la limpieza y la higiene. Y las familias se han tomado esto muy en serio para prevenir el contagio (y la posible muerte) de alguno de sus miembros.

Estamos en un momento en el que hay que apostar por la limpieza sin dudar y, desde luego, esta ha sido una de las recomendaciones que más en serio nos hemos tomado en el último año. Desde luego, sin esa apuesta por la limpieza, estamos convencidos de que hubiera crecido de una manera exponencial el número de contagios y que hubiera sido muy difícil contener al virus en las diferentes oleadas en las que ha venido afectándonos.

Todavía no hemos ganado esta batalla, pero estamos seguros de que vamos a seguir mejorando los datos de cara a las próximas semanas. Al mismo tiempo, la vacuna seguirá llegando cada día a más gente, lo que hará que la situación, día a día, vaya estando más y más controlada, aunque la sensación sea la contraria. Estamos en una lucha muy dura que ya se alarga demasiado y estamos seguros de que vamos a ganar. Y, cuando lo hagamos, seguro que habremos aprendido a aprovechar el tiempo que tenemos con los nuestros: amigos, familia y demás.

Deja una respuesta