Blanquear los dientes es la mejor alternativa para potenciar tu sonrisa

Hay que reconocer que, en muchas ocasiones, no apostamos por nuestra propia belleza de la mejor manera para nosotros mismos. Es algo en lo que cometemos múltiples errores y en lo que nos dejamos aconsejar por personas que no son las que mejor podrían ayudarnos. Y claro, nuestros actos tienen consecuencias de las que nos terminamos dando cuenta más pronto que tarde. En el asunto que concierne al tema del que os vamos a hablar, que no es otro que el de la salud dental y su manera de potenciar la belleza, debemos mejorar y mucho.

La sonrisa es uno de los puntales de la belleza en España y, desde luego, debemos cuidarla de una manera diaria si queremos que juegue a nuestro favor, porque la sonrisa es algo que llama tanto la atención que también lo hace para mal, si no la hemos cuidado lo suficiente. Uno de los peores negocios que podemos implementar en este sentido es dotarle a nuestra sonrisa de un color amarillo que revele que la higiene de la zona no es la mejor. Esta es una manera de tirar piedras contra nuestro propio tejado, de ponernos nosotros y nosotras mismas la zancadilla.

Tenemos problemas en este sentido en España. Una noticia que publicó el diario El País aseguraba que ni nos sabemos lavar bien los dientes ni conocemos cómo usar el cepillo. Y esto, como es lógico, tiene sus consecuencias. En términos de belleza, es obvio que una sonrisa amarilla resta una barbaridad de puntos, por lo que este debe ser uno de los asuntos a evitar a toda costa por todas esas personas que estén interesadas en comenzar a trabajar su belleza desde la sonrisa. Ni que decir tiene que una sonrisa bonita y blanca hace que ganemos en atracción.

En una noticia, el diario El Confidencial informaba de cuatro maneras que recomiendan los dentistas para blanquear nuestros dientes, que son las que mencionamos a continuación:

  • Masticar frutas y verduras, que nos pueden ayudan a eliminar de manera mecánica los alimentos y bacterias de los dientes.
  • Usar pastas de dientes blanqueadoras, aunque solo eliminan las manchas que son superficiales.
  • Utilizar tiras blanqueadoras, que contienen peróxido de hidrógeno, un material presente en muchas de las técnicas de blanqueo.
  • Blanqueamiento profesional, que nos permite obtener ese color que tanto deseamos de una manera bastante más rápida que de cualquiera de las otras tres maneras.

Una sonrisa amarilla no suele ser la mejor carta de presentación para nadie. Las implicaciones que eso tiene para quien está conociendo a alguien que la posee son muchas: pensará que su higiene dental no es la mejor, que le queda un amplio margen de mejora en lo que a belleza se refiere y que abusa de hábitos alimenticios que no son los mejores. Y no es esta la imagen que una persona desea dar sobre sí misma. Desde la clínica dental Maroto Vellón nos han garantizado que este tipo de pensamientos son los que están provocando que una cantidad cada vez mayor de personas se decanten por un blanqueamiento dental como método para potenciar su belleza.

Una necesidad para hombres y mujeres, para jóvenes y ancianos

Todo el mundo tiene la necesidad de cuidar de sus dientes y de hacer que estos dispongan de un color blanco que contribuya de un modo sustancial a potenciar su imagen. Personas de todo tipo, sin importar edad o sexo, pasan cada año por las clínicas dentales con este objetivo en mente y es evidente que muchas de ellas lo consiguen si saben dar con el profesional adecuado. Desde luego, nadie duda de que un dentista siempre es la mejor opción a la hora de sacar el máximo rédito posible a nuestra sonrisa.

Quienes han confiado en un profesional como de los que venimos hablando para un blanqueamiento dental conocen cuál es la diferencia entre mirarse al espejo y ver una sonrisa amarilla delante o ver esa misma sonrisa de un color blanco. Y se trata de una diferencia que podríamos considerar, como mínimo, sustancial. Precisamente por eso, todo el mundo que tenga los dientes de un color que vaya mutando hacia el amarillo debe plantearse una tesitura como la que venimos defendiendo. No hay arrepentimiento posible.

La verdad es que nos tranquiliza saber que hay muchas personas que ya saben lo que les conviene al respecto de todo lo que estamos comentando. Es algo que demuestra que la conciencia ha aumentado en lo que a las diferentes maneras de apostar por nuestra belleza se refiere. Y esa es, sin duda, una buena noticia. Esperamos que los próximos datos que recibamos nos hagan sentir que seguimos por el mismo camino. Sería señal de que los españoles y las españolas seguimos mejorando en términos de imagen.

 

El sector del cátering se prepara para presumir de sus avances cuando finalice la pandemia

Se ha cumplido más de un año desde que se diagnosticó el primer caso de coronavirus en España. Estamos muy cansados de todo: de las restricciones, de la mala organización de la Sanidad, de las malas actuaciones de nuestros políticos, del cambio constante en los toques de queda y el cierre de la hostelería, de no vernos… La paciencia que nos han instado a tener durante todos estos meses tiene un límite y más de una persona ya la ha perdido. Nos parece lógico y normal que así sea. Lo extraño hubiese sido lo contrario.

Una de las cosas que más factura nos está pasado es no asistir a eventos sociales. ¿A cuántas cosas hemos dejado de asistir por causa del maldito virus? No hemos podido ir a conciertos, a reuniones multitudinarias, a cumpleaños… No cabe la menor duda de que este tipo de situaciones merman nuestra moral poco a poco, sin que eso juegue un papel positivo en nuestro estado de ánimo. Hay que intentar combatir un asunto como este de la forma en la que mejor sepamos con el objetivo de salvar los muebles en los momentos tan complicados que estamos viviendo en los últimos tiempos.

La página web Muy Linux hacía referencia, en una de sus noticias, a la cantidad de eventos que íbamos a perder a causa del coronavirus. En la noticia, se aseguraba que nos podíamos ir olvidando de los más importantes (los que tienen que ver con conciertos, partidos…) y teníamos que poner en entredicho todos los demás, incluidos los familiares, que son los que menos peligro podríamos pensar que pueden tener. La verdad es que esta es una de las cosas que más problemas psicológicos nos han causado durante el último año a una buena cantidad de ciudadanos y ciudadanas de este país.

El diario El País, como tantos otros diarios españoles, ha venido informando de las restricciones en lo que respecta a las reuniones familiares y los aforos. En la noticia que os enlazamos a continuación, se mencionaba que la Comunidad de Madrid había limitado el aforo en reuniones y eventos sociales y aumentaba las distancias de seguridad en lo que respectaba a la hostelería, lo que es una buena muestra de que, desde luego, todo lo que sea aglomeración de personas ha implicado un riesgo durante el último año. Y ojo, que aunque parece que las cosas van a mejorar, van a seguir produciéndose limitaciones de este tipo.

Con todo lo que viene sucediendo en los últimos meses, es lógico pensar que todos esos negocios y comercios que viven de la presencia de muchas personas en sus instalaciones o que viven de algún tipo de servicio que se presta para una multitud han sufrido las peores consecuencias económicas de la crisis del coronavirus. En La Frolita, desde luego, lo han notado, pero apuntan que la clave es seguir trabajando en estos momentos por constituir productos y sabores que vayan a ser tendencia en los próximos años. Desde luego, una cosa está clara: cuando nos dejen reunirnos de nuevo, está claro que van a existir eventos sociales por doquier.

Una cuestión de supervivencia

Desde que se tiene constancia a nivel histórico, se ha hecho evidente que el ser humano necesita contacto con otros seres de su especie. Es algo que responde a la lógica. Y es que la comunicación y el trabajo en equipo es algo que a muchas personas les viene bien desde el punto de vista mental, para sentirse útiles y reforzar de ese modo su ser. No cabe la menor duda de que el contacto entre seres de la misma especie (y no solo humanos, también puede suceder en animales) es algo que es necesario para su correcto desarrollo.

Estamos en un momento difícil para que el contacto entre seres humanos sea tan estrecho como lo era antes, eso nadie lo puede negar. Pero, por fortuna, tenemos a nuestra disposición la mejor aliada para paliar los efectos de esta situación, que no es otra que la tecnología. Ni que decir tiene que, gracias a ella, hemos podido seguir manteniendo el contacto con nuestra familia, amigos y compañeros de trabajo, aunque cualquiera de ellos y ellas se encontrara en otra ciudad o país.

No sabemos cuándo volverá la normalidad que todos y todas estamos esperando. Lo que sí que sabemos es que, cuando regrese, vamos a celebrar más que nunca la vuelta de la normalidad. Nunca creímos que una situación como la que se está dando en los últimos meses fuera posible en el mundo tan avanzado en el que vivimos, pero el coronavirus es tan real como la vida misma y nos tiene que servir para valorar lo que tenemos. Esa es la mejor moraleja que podemos extraer de todo lo que viene sucediendo.

Adquirir productos a precios al por mayor, el modus operandi de las familias durante la pandemia

Vivimos una situación que no nos hubiera gustado vivir en ningún momento. Estamos en un periodo de crisis económica provocada por el coronavirus, una situación que, desde luego, ha sido ocasionada sin que nos la esperáramos y sin que tuviéramos la menor previsión para hacer frente a ella. Cuando precisamente creíamos haber salido de la crisis económica provocada en el año 2008 y de la que salimos en 2016, nos ha llegado un mazazo, un verdadero jarro de agua fría del que nos tenemos que reponer a la máxima brevedad posible y con las menores consecuencias posibles.

Teniendo en cuenta esta tesitura, es lógico que las familias hayan intentado, por todos los medios, reducir el gasto en múltiples cuestiones. La verdad es que no debemos culparlas en absoluto por ello. En momentos de crisis es cuando más hay que apretarse el cinturón, y es ahí donde la gente empieza a elaborar nuevos modelos de compra. La compra mayorista es una de las opciones que más maneja la gente en periodos como los que estamos viviendo en la actualidad. Eso implica que se pueda comprar productos a un precio más reducido que de costumbre.

Y ojo, todo eso ocurre sin que se pierda un ápice de calidad. El motivo es que se eliminan intermediaros y eso hace que se dejen de lado algunos valores añadidos. Ahí es donde muchas familias han visto la reducción de precios y la posibilidad de obtener productos de la misma calidad a un precio inferior. Es mucha la gente que se está beneficiando de estas tesituras en los tiempos que corren y con una variedad de productos sin igual. Estamos hablando de referencias que tienen que ver tanto de alimentación como de calzado u hogar. Cualquier cosa puede obtenerse en el mercado mayorista.

El mercado mayorista ha crecido durante el periodo de crisis en el que nos encontramos. ¿El motivo? Los precios más asequibles a los que se pueden encontrar muchos productos. Los profesionales de Liquistocks, encargados de la venta al por mayor de diferentes lotes de productos, nos han informado de que el ahorro que ha pretendido encontrar la mayoría de las familias en estos tiempos difíciles está directamente relacionado con los productos del hogar. La razón que entienden lógica para explicar este asunto es el aumento de horas que hemos pasado todos y todas durante este último año en nuestras casas.

Los productos del hogar han sido necesarios para intentar hacer mucho más llevadera la cuarentena. Además de los casi tres meses que permanecimos recluidos de un modo domiciliario, son muchas las personas que, habiendo dado positivo en coronavirus, han tenido que quedarse en casa de manera obligatoria a pesar de que hubiera una disminución de las restricciones en su ciudad o comunidad autónoma. Lo cierto es que, a sabiendas de que es posible que nos toque permanecer dos semanas en nuestro domicilio (algo que a veces es obligatorio sin tener el virus) nos hemos tomado en serio eso de hacer de nuestro hogar la mejor trinchera para evitar el aburrimiento y convertirlo en el sitio que siempre hemos querido que sea.

Los productos de limpieza, los reyes de este mercado

Si una familia de productos ha sido la más demandada durante todo este tiempo en lo relativo al hogar, esa ha sido, sin duda, la gama de productos que tiene que ver con la limpieza, especialmente en lo que tiene que ver con los desinfectantes. Una de las recomendaciones básicas para luchar contra el coronavirus ha sido la de apostar por la limpieza y la higiene. Y las familias se han tomado esto muy en serio para prevenir el contagio (y la posible muerte) de alguno de sus miembros.

Estamos en un momento en el que hay que apostar por la limpieza sin dudar y, desde luego, esta ha sido una de las recomendaciones que más en serio nos hemos tomado en el último año. Desde luego, sin esa apuesta por la limpieza, estamos convencidos de que hubiera crecido de una manera exponencial el número de contagios y que hubiera sido muy difícil contener al virus en las diferentes oleadas en las que ha venido afectándonos.

Todavía no hemos ganado esta batalla, pero estamos seguros de que vamos a seguir mejorando los datos de cara a las próximas semanas. Al mismo tiempo, la vacuna seguirá llegando cada día a más gente, lo que hará que la situación, día a día, vaya estando más y más controlada, aunque la sensación sea la contraria. Estamos en una lucha muy dura que ya se alarga demasiado y estamos seguros de que vamos a ganar. Y, cuando lo hagamos, seguro que habremos aprendido a aprovechar el tiempo que tenemos con los nuestros: amigos, familia y demás.