Cómo catar un vino como un profesional

Cada vino lleva a su catador a una cultura fascinante y multifacética. Describirlo como un placer rápido y superficial y tratarlo como tal no haría justicia al cuidado y la pasión de todos los enólogos del mundo. Por tanto, el procedimiento de una cata de vinos se basa en la calma, la relajación y la concentración. Lo interesante es que cada catador experimenta y aprecia su vino de forma muy individual.

Los expertos de las Bodegas Federico reafirman en el el objetivo de una cata de vinos es agrupar esta variedad de impresiones. Aquí, los amantes del vino tienen la oportunidad de expresar su propio punto de vista y ampliar aún más el mundo de la evaluación profesional. Pero antes de hacerlo, es importante conocer los detalles cruciales de una cata de vinos.

Preparativos antes de la cata

Antes de sumergirse en el carácter de un vino, conviene detenerse un momento y saludar el momento con una tranquila relajación. La percepción aromática de la nariz y el paladar debe estar completamente libre de influencias perturbadoras. Por eso, es importante no fumar, comer alimentos aromáticos ni beber café antes de probarlo. Se recomienda empezar con un sorbo de agua y un poco de pan blanco de sabor neutro.

El vino en sí debe prepararse para la degustación según las recomendaciones. Esto incluye, por ejemplo, decantar el vino, el cual proporciona principalmente tres ventajas:

  1. La separación del depósito de vino optimiza la calidad: Al decantar el vino, los entendidos separan el sedimento del líquido. El sedimento consiste en materia suspendida natural que se acumula en el suelo durante el almacenamiento. Los vinos tintos contienen una cantidad especialmente grande de estos sedimentos. En principio, el sedimento no es dañino, pero puede afectar el sabor del vino. Además, las “migas” resultan desagradables en la boca.
  2. El oxígeno mejora el sabor: La estancia de un vino en el decantador está asociada al contacto con el oxígeno. Esta aireación, en la que el vino “respira”, mejora el sabor haciendo más accesibles los taninos y favoreciendo el desarrollo de sabores y aromas. Los gases indeseables que surgen del tiempo sin un contacto significativo con el oxígeno también pueden evaporarse. El vino adquiere una expresión individual en el decantador.
  3. La decantación a menudo ayuda en caso de corchos defectuosos: Decantar el vino tiene el potencial de salvar su disfrute en caso de que el corcho se dañe. Si un corcho se rompe al abrir la botella, pequeños trozos pueden acabar en el vino. Con la ayuda de un decantador es posible entonces separar el vino del depósito y también eliminar los restos de corcho.

Es conveniente también atemperar el vino en la preparación de la bebida para la cata. Los vinos blancos y rosados generalmente se disfrutan más fríos que los vinos tintos densos y especiados. Puedes determinar fácilmente la temperatura actual utilizando un termómetro para vino.

Una vez que el vino y los catadores están listos, se selecciona una copa adecuada. Con paredes delgadas y una forma que se adapta al vino individual, la copa se convierte en una “segunda piel” protectora y facilita el reconocimiento del aroma, la textura y el color. Conviene primero “avivar” la copa con un pequeño sorbo de vino. Para ello, el catador vierte un máximo de cuatro centilitros de vino en la copa y la agita para que sus paredes interiores entren completamente en contacto con el vino. Luego se vierte este primer sorbo y el vaso proporciona una base neutra libre de residuos de detergente, sabores extraños y polvo.

Observar el vino

El color del vino es la primera impresión que un catador se lleva. Para ello se sujeta la copa con cuidado por el pie o tallo para no calentar el vino innecesariamente. Mientras la mano balancea suavemente el vaso, la vista capta el juego de colores. La apariencia visual de un vino revela mucho sobre su calidad y carácter. Es mejor realizar la evaluación del color sobre un fondo claro, como una pared blanca o un trozo de papel, para evitar que se mezclen con los colores del entorno.

Si después de agitar la copa gotea mucho vino por los lados, se trata de una gota especialmente rica. El color del vino dice mucho sobre la edad, intensidad y origen. Cuanto más oscuro es un vino blanco, más maduro está, mientras que los colores claros en el vino tinto indican una edad avanzada. La razón es que los pigmentos colorantes se hunden durante un almacenamiento prolongado y hacen que el vino parezca más claro. Sin embargo, los vinos tintos oscuros no suelen ser más jóvenes, sino que también pueden proceder de zonas con un clima cálido o haber sido elaborados con una variedad de uva colorida.

Se pueden reconocer numerosos matices diferentes en el vino rosado y blanco, así como en el vino tinto. Amarillo dorado, marrón claro, rosa, salmón, rojo cereza y violeta son sólo una pequeña parte de lo que puede aparecer en la copa. El ojo también puede reconocer mezclas y reflejos de colores cuando se examina con atención. El catador encontrará numerosas opciones para los colores descubiertos en la nota de cata y espacio suficiente para comentarios e impresiones muy individuales.

La nariz va conociendo el vino poco a poco

A la inspección visual le sigue una inmersión en el aroma del vino con la nariz. Para ello, el catador hace girar la copa breve y vigorosamente y luego mete la nariz profundamente en la copa. Al girarlo, el juego aromático se intensifica y se vuelve más accesible. Una respiración profunda y no demasiado larga con la nariz crea una primera impresión. Vale la pena probarlo con el olfato durante un período de tiempo más largo, ya que el aroma del vino puede cambiar con el tiempo. Luego, varias respiraciones a intervalos cortos provocan las notas de la gota que se esconden detrás de matices más dominantes.

Los aromas más conocidos se encuentran en la herramienta de cata de vino tinto, rosado y blanco. Sin embargo, es muy posible que el catador obtenga impresiones olfativas diferentes a las habituales. También en este caso, tener en cuenta las propias experiencias ayuda a realizar una evaluación exhaustiva de una caída.

La textura se revela en el paladar

Una vez que la vista y el olfato han explorado lo suficiente el vino, le llega el turno al paladar. Las experiencias ya adquiridas forman entonces la base para futuros descubrimientos. Para experimentar la textura del vino, se sorbe brevemente y luego se mantiene en la boca. Hacer girar ligeramente el paladar y “masticar” el vino con suaves movimientos de la mandíbula facilita la valoración.

La textura de un vino es un campo apasionante que se despliega más allá de los aromas y matices individuales. Se trata de reconocer el carácter y la estructura, por lo que las notas individuales inicialmente permanecen en un segundo plano. Un vino blanco puede resultar muy ligero, crujiente y fresco en el paladar, mientras que un vino tinto tiene una sensación poderosa y carnosa. Las propiedades estructurales muestran al catador qué tan maduro está un vino, qué variedades de uva se utilizaron y proporciona información sobre el estilo individual de una región y de la bodega respectiva. Por lo tanto, también en este caso vale la pena proceder con cuidado y lentamente. Al registrar las impresiones sobre la estructura, el catador encontrará algo de inspiración en la nota de cata. La percepción individual también se tiene en cuenta al tener la posibilidad de realizar sus propios comentarios. Una mirada conscientemente atrevida más allá de los puntos habituales resulta valiosa a la hora de considerar el vino.

Recoge impresiones gustativas con tu paladar y lengua

El procedimiento para valorar el aroma de un vino en boca es similar al procedimiento antes mencionado para explorar la textura. Cuando bebes vino y aspiras oxígeno, se desarrollan vapores aromáticos. Estos facilitan la conexión de impresiones sensoriales olfativas y gustativas y, por tanto, también el reconocimiento de notas y matices individuales. La interacción de los sentidos del olfato y del gusto a través de la llamada conexión retronasal al explorar los aromas de un vino requiere cierta concentración y paciencia.

El perfil aromático del vino que se degusta se desarrolla de sorbo en sorbo. De aquí surgen notas individuales y muy típicas, que representan tanto la variedad de uva como la región de cultivo y la expansión. Para tener una buena impresión, basta con llevarse una pequeña cantidad de vino a la boca. Para una comparación más fácil, esto suele ser aproximadamente una cucharada de vino. Los catadores profesionales no tragan el vino durante la evaluación aromática, sino que lo escupen.

Sólo cuando se han reconocido y anotado todas las notas perceptibles, sigue un sorbo final, que está enteramente dedicado al final de la gota. Al exhalar suavemente por la nariz, la conexión retronasal revela el acceso a las notas con las que el vino se despide de su bebedor.

Todos los matices reconocidos se incluyen posteriormente en el apartado correspondiente de la nota de cata. Los catadores también hacen otros descubrimientos individuales y expresan así su visión del vino. En los comentarios adicionales también se pueden mencionar las conclusiones sobre la longitud de la meta, la complejidad de la caída y otros descubrimientos interesantes. La puntuación global según el sistema de estrellas concluye la degustación.

Por qué la antigüedad y el nombre influyen

Hay muchas razones por las que el nombre y la añada también son cruciales a la hora de registrar tus propias experiencias con un vino. La nota de cata de creación propia sólo se puede asignar a un vino si se conocen el nombre y la añada.

Además, la indicación de la añada es un punto importante que también puede definir el desarrollo de una bodega y de la región productora. Una y otra vez, los bodegueros y propietarios de bodegas toman caminos completamente nuevos, optimizando sus rendimientos, su vinificación y su expansión. A través de una variedad de notas de cata de diferentes añadas, todos los catadores pintan un cuadro que armoniza pasado y presente y también permite sacar conclusiones iniciales sobre el futuro de un vino.

 

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn

COMPARTE

Facebook
Twitter
LinkedIn

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Artículos relacionados

tecnología dental

Adelantos odontológicos en la actualidad

Un tema bastante importante que se debe considerar son los grandes adelantos odontológicos, actualmente. Para ello, hemos querido hablar con los profesionales de aquadental.es, que llevan años dando servicio en la industria y que están