Qué hacemos con los abuelos

Los abuelos, antes de ser abuelos, fueron padres y antes de ser padres, fueron jóvenes, adolescentes y niños. Pronto parece que se nos olvida ese pequeño matiz. Al final, todos seremos padres y abuelos, o al menos cumpliremos esa edad en la que es muy posible, necesitemos ayuda.

Ojalá no fuera así y todos pudiéramos valernos por nosotros mismos hasta que nos llegue la hora. Sin embargo, ese lujo de vivir hasta el final con plena independencia, es eso, un lujo que solo algunos alcanzan.

Afortunadamente, la mayoría de los abuelos tienen quien les ayude y cuentan con apoyo por parte de la propia familia. Los que no disponen de esa ayuda cercana, pueden estar igualmente bien atendidos por personal cualificado o pasar a vivir a una residencia.

Lo esencial es que no estén solos y que haya alguien que dedique su tiempo a brindarles la atención y cuidados que necesiten. Los compañeros de Cuidado en Casa coinciden en que lo mejor que podemos hacer por nuestros mayores, es simplemente brindarles ese apoyo.

Ya sea estando en una residencia o viviendo en su propia casa, lo fundamental es atenderlos. No todos necesitan cuidados específicos, en la mayoría de ocasiones, solo quieren un poco de compañía y un mínimo de ayuda doméstica.

Conviene pasar tiempo de calidad con ellos, no solo porque es saludable y positivo para nuestros mayores. Las personas que ya han vivido su vida, tienen mucho que aportar y que contar a los más jóvenes. Pasar una tarde con los abuelos, sean propios o ajenos que a muchos les falta esa figura, es enriquecedor. Historias de otra época, anécdotas de los padres, otra forma de ver la vida y entenderla. Son algunas de las cosas que puede aportarte una visita familiar.

Además, existen multitud de actividades que se pueden hacer con ellos para salir de la rutina.

Cosas que hacer con los abuelos

Del mismo modo en que cuando eres pequeño, ir a visitar a tus abuelos es algo especial, ahora que el tiempo ha pasado haciendo girar las tornas y eres tu quien se ha de encargar de cuidarles, haz que ese día, sea especial.

Las personas mayores tienen las mismas necesidades de ocio que cualquier joven, aunque su energía sea otra. Muchos pueden darnos mil vueltas a los más jóvenes en muchas actividades. No obstante, hay que encontrar actividades acordes a su salud, por aquello de los achaques o por si tienen realmente alguna limitación.

Una práctica recomendada es el ejercicio físico. Realizar algún deporte ligero con tus abuelos puede ser una gran idea. Paseos en bici, senderismo o incluso un paseo en barca o natación pueden hacer que la visita se convierta en una aventura.

Si te va más lo espiritual, clases de yoga o thai chi en un parque pueden ser saludables y divertidas. A los más marchosos, tal vez les guste ir a bailar, eso puede ser toda una experiencia.

Según preferencias, las visitas culturales son otra alternativa. Visitar un museo con tus abuelos puede enriquecer la visita notablemente. Una exposición en la que puedas ser tu quien enseñe a los mayores o incluso ir a ver una película.

Para algunos de nuestros mayores, hacer voluntariados o participar en clubs de diferente categoría como deportivos o de lectura puede ser gratificante. Si en esa aventura les acompaña algún miembro de la familia, lo será por duplicado.

Algo en lo que se puede invertir el tiempo que pasas con tus abuelos es enseñarles todo lo que tú sabes sobre internet. Algunos aventajados se desenvuelven, pero para ellos será muy especial que sus seres queridos les enseñen algo que no saben.

Lo importante no es el que se hace sino con quien, ni siquiera el lugar es tan significativo. Algunos abuelos están impedidos y se sienten solos o abandonados en su casa o residencia. Visitas periódicas con ideas diferentes pueden sacarlos de su aislamiento. Proponer juegos de mesa como las cartas o parchís. Incluso realizar pasatiempos juntos y juegos que le ayuden en sus funciones cognitivas, son otras actividades que se pueden realizar.

Quizá algo tan sencillo como ir a prepararles la comida o llevársela hecha. Ayudarles con la compra y organizando la casa en un día cualquiera, es una muestra de gratitud hacia ellos que en su día lo hacían por nosotros sin que lo pidiéramos.

Es importante recordar lo que decíamos al principio, antes de ser mayores, fueron como nosotros, más jóvenes, muy jóvenes o niños. Ellos ya han pasado por todos esos momentos que los demás estamos por pasar o hemos pasado hace poco. Nos llevan mucha ventaja en la vida, eso a muchos se les olvida, pero es la razón por la que saben más que nosotros.

Al final, con un abuelo, puedes hacer tantas cosas como quieras. Si es de los que todavía está en plena forma, te seguirá el ritmo de lo que le propongas. Para los que por circunstancias no pueden seguir otro ritmo que no sea el suyo, siempre habrá que adaptarse y proponer actividades acordes a sus necesidades.

Cosas que hacer hay muchas, con los abuelos, más.

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn

COMPARTE

Facebook
Twitter
LinkedIn

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Artículos relacionados

ortodoncia invisible

Descubre la revolución de la ortodoncia invisible

El campo de la ortodoncia invisible, que se conocen también como los alineadores transparentes, son un método para la corrección de los dientes que lo que hace es usar alienadores personalizados que se fabrican con

Máxima precisión en odontología

La odontología requiere de mucha habilidad y precisión para llevar a cabo diferentes tratamientos. Trabajar en espacios reducidos como la cavidad oral, conlleva una enorme minuciosidad para realizar las revisiones y tratamientos con la precisión