Blanquear los dientes es la mejor alternativa para potenciar tu sonrisa

Hay que reconocer que, en muchas ocasiones, no apostamos por nuestra propia belleza de la mejor manera para nosotros mismos. Es algo en lo que cometemos múltiples errores y en lo que nos dejamos aconsejar por personas que no son las que mejor podrían ayudarnos. Y claro, nuestros actos tienen consecuencias de las que nos terminamos dando cuenta más pronto que tarde. En el asunto que concierne al tema del que os vamos a hablar, que no es otro que el de la salud dental y su manera de potenciar la belleza, debemos mejorar y mucho.

La sonrisa es uno de los puntales de la belleza en España y, desde luego, debemos cuidarla de una manera diaria si queremos que juegue a nuestro favor, porque la sonrisa es algo que llama tanto la atención que también lo hace para mal, si no la hemos cuidado lo suficiente. Uno de los peores negocios que podemos implementar en este sentido es dotarle a nuestra sonrisa de un color amarillo que revele que la higiene de la zona no es la mejor. Esta es una manera de tirar piedras contra nuestro propio tejado, de ponernos nosotros y nosotras mismas la zancadilla.

Tenemos problemas en este sentido en España. Una noticia que publicó el diario El País aseguraba que ni nos sabemos lavar bien los dientes ni conocemos cómo usar el cepillo. Y esto, como es lógico, tiene sus consecuencias. En términos de belleza, es obvio que una sonrisa amarilla resta una barbaridad de puntos, por lo que este debe ser uno de los asuntos a evitar a toda costa por todas esas personas que estén interesadas en comenzar a trabajar su belleza desde la sonrisa. Ni que decir tiene que una sonrisa bonita y blanca hace que ganemos en atracción.

En una noticia, el diario El Confidencial informaba de cuatro maneras que recomiendan los dentistas para blanquear nuestros dientes, que son las que mencionamos a continuación:

  • Masticar frutas y verduras, que nos pueden ayudan a eliminar de manera mecánica los alimentos y bacterias de los dientes.
  • Usar pastas de dientes blanqueadoras, aunque solo eliminan las manchas que son superficiales.
  • Utilizar tiras blanqueadoras, que contienen peróxido de hidrógeno, un material presente en muchas de las técnicas de blanqueo.
  • Blanqueamiento profesional, que nos permite obtener ese color que tanto deseamos de una manera bastante más rápida que de cualquiera de las otras tres maneras.

Una sonrisa amarilla no suele ser la mejor carta de presentación para nadie. Las implicaciones que eso tiene para quien está conociendo a alguien que la posee son muchas: pensará que su higiene dental no es la mejor, que le queda un amplio margen de mejora en lo que a belleza se refiere y que abusa de hábitos alimenticios que no son los mejores. Y no es esta la imagen que una persona desea dar sobre sí misma. Desde la clínica dental Maroto Vellón nos han garantizado que este tipo de pensamientos son los que están provocando que una cantidad cada vez mayor de personas se decanten por un blanqueamiento dental como método para potenciar su belleza.

Una necesidad para hombres y mujeres, para jóvenes y ancianos

Todo el mundo tiene la necesidad de cuidar de sus dientes y de hacer que estos dispongan de un color blanco que contribuya de un modo sustancial a potenciar su imagen. Personas de todo tipo, sin importar edad o sexo, pasan cada año por las clínicas dentales con este objetivo en mente y es evidente que muchas de ellas lo consiguen si saben dar con el profesional adecuado. Desde luego, nadie duda de que un dentista siempre es la mejor opción a la hora de sacar el máximo rédito posible a nuestra sonrisa.

Quienes han confiado en un profesional como de los que venimos hablando para un blanqueamiento dental conocen cuál es la diferencia entre mirarse al espejo y ver una sonrisa amarilla delante o ver esa misma sonrisa de un color blanco. Y se trata de una diferencia que podríamos considerar, como mínimo, sustancial. Precisamente por eso, todo el mundo que tenga los dientes de un color que vaya mutando hacia el amarillo debe plantearse una tesitura como la que venimos defendiendo. No hay arrepentimiento posible.

La verdad es que nos tranquiliza saber que hay muchas personas que ya saben lo que les conviene al respecto de todo lo que estamos comentando. Es algo que demuestra que la conciencia ha aumentado en lo que a las diferentes maneras de apostar por nuestra belleza se refiere. Y esa es, sin duda, una buena noticia. Esperamos que los próximos datos que recibamos nos hagan sentir que seguimos por el mismo camino. Sería señal de que los españoles y las españolas seguimos mejorando en términos de imagen.

 

Deja una respuesta