Barcelona, una ciudad a la que dedicar nuestro tiempo de ocio

La capital condal es una de las urbes más importantes de España, tanto es así que podemos decir que, tras Madrid, es la que mayor importancia tiene. Esto no solo se debe a que sea la segunda del país por número de habitantes, sino que también hablamos de ella como una de las entradas naturales del país. Esto es así gracias a la buena comunicación que tiene esta ciudad con Francia o con Andorra, pero no solo eso, sino que su puerto también atrae cada año a cientos de barcos de todas las partes del mundo que llegan a atracar y pasan algunas jornadas en esta bella ciudad. Sin embargo, más allá de ser un importante nodo de comunicaciones, lo cierto es que la ciudad se deja ver, puesto que en ella podemos encontrar cientos de lugares que son de interés, tanto cultural como arquitectónico, por lo que en Barcelona podemos pasar unos días agradables con nuestra pareja, familia o amigos. Así, sin más dilación, pasamos a explicaros por qué Barcelona es una ciudad a la que debemos dedicar nuestro tiempo de ocio.

Tal y como os hemos avanzado, Barcelona no solo es la segunda ciudad de España por número de habitantes o una de las más visitadas, sino que también es la capital de Cataluña. Quizá sea por ello por lo que muchas de las edificaciones más importantes de la comunidad se asientan en esta ciudad, así que conozcamos un poco mejor que nos podemos encontrar en la ciudad condal:

  • Miradores de Barcelona. Subir a alguno de los miradores naturales, o situados en edificios, para ver el atardecer sobre la ciudad o simplemente disfrutar de las vistas es una de las mejores opciones que tenemos para hacer en Barcelona y es que, además del Park Güell, estos son los mejores miradores de Barcelona:
    • Montjuic: esta icónica montaña situada a 175 metros de altura ofrece vistas de toda la ciudad desde varios puntos como: el Castillo de Montjuic, el Museo Nacional de Arte de Cataluña, los Jardines del Mirador del Alcalde y el teleférico.
    • Basílica Santa Maria del Pi: esta iglesia ofrece las mejores vistas panorámicas del casco antiguo desde su enorme campanario de más de 50 metros de altura.
    • Bunkers del Carmel: situado en la zona alta del Turó de la Rovira, a 250 metros de altura, este mirador es perfecto para hacer un picnic al atardecer al lado de restos de bunkers antiaéreos y unas increíbles vistas de la ciudad.
    • Tibidabo: situado a la Sierra de Collserola, a más de 500 metros de altura, es un excelente mirador además de tener un divertido parque de atracciones que visitar en Barcelona.
  • Casa Milà. Subiendo por el Paseo de Gràcia desde la emblemática Plaza de Cataluña llegarás a Casa Milà, otra de las obras más famosos de Gaudí que visitar en Barcelona.

Este edifico modernista construido entre 1906 y 1912 fue llamado popularmente La Pedrera por su fachada sobria de piedra formando arcos ondulados. Durante esta etapa, Gaudí estaba en uno de sus momentos más creativos aportando nuevas soluciones arquitectónicas que lo llevarían a la cumbre de la arquitectura con su estilo naturalista y que se ve reflejado en este edificio. Además de su fachada, merece la pena hacer un recorrido por su interior pasando por el antiguo piso de los señores Milà situado en la primera planta e ir subiendo hasta llegar a la azotea, que maravilla con sus grandes torres de ventilación y chimeneas transformadas en obras de arte.

  • Las Ramblas. Una de las cosas que hacer en Barcelona más populares es dar un tranquilo paseo por Las Ramblas o La Rambla. Esta avenida de un kilómetro y medio que va desde la Plaza Cataluña hasta el Monumento a Colón, es un hervidero de turistas y actividad en cualquier momento del día en el que además de ver artistas callejeros en la parte final del recorrido, hay varios puntos destacados que merecen un tiempo como el mercado de La Boquería, que tiene numerosos puestos de venta de productos de calidad y restaurantes para tapear.

Tampoco te puedes olvidar de ver el mosaico de Miró y beber en la fuente de Canaletas, famosa por ser el lugar donde los aficionados al Fútbol Club Barcelona celebran los títulos. Además, dicen que el que bebe su agua, vuelve a Barcelona, así que habrá que comprobarlo. Esto último lo desconocíamos, pero un guía local nos lo dijo y lo cierto es que nos pareció interesante. Fue con él con quien descubrimos gran parte de la ciudad y cuando entablamos conversación nos dijo que se había formado en la Escola Universitària Formatic Barcelona y, aunque nosotros no la conocíamos, a juzgar por todo lo que nos dio a conocer de la capital catalana, lo cierto es que deja en muy buen lugar a la escuela ya que nos volvimos a casa muy contentos y con mucha información relevante nueva.

¿Cómo podemos llegar a Barcelona?

A muchos de nosotros ya se nos hace la boca agua solo de pensar en todo lo que podemos ver en Barcelona, pero para ello, primero debemos de llegar a la ciudad. Así, como os decimos, esta urbe está bien comunicada, por lo que podremos llegar a ella en coche, tren, autobús, barco o avión sin mayor problema. En nuestro caso, dada la lejanía de nuestra residencia, lo hicimos en avión y lo cierto es que la experiencia merece la pena, aunque solo sea por la comodidad del viaje.

Los hoteles se adaptan a los viajeros y cada vez ofrecen más servicios

Nos ha tocado vivir en una etapa de la evolución en la que cada vez requerimos más servicios y es que hace tan solo unos años, nuestras vidas eran mucho más simples, sin embargo, en la actualidad, la demanda de servicios, sobre todo los que tienen que ver con las nuevas tecnologías, han ido aumentando de forma exponencial. Así, hasta no hace mucho tiempo, cuando íbamos a un hotel lo hacíamos para encontrar un lugar donde pasar la noche o nuestras vacaciones y proseguir con nuestra vida, mientras que en la actualidad buscamos, en muchas ocasiones, algo más que una cómoda cama y optamos por una experiencia. Es por ello por lo que los hoteles se han tenido que ir reinventando y, con ello, ofrecer una serie de comodidades a los viajeros que hasta no hace mucho tiempo eran impensables pero que hoy en día ya son más que necesarias si nos queremos seguir manteniendo en las primeras opciones de preferencia de los clientes. Es por ello por lo que a lo largo de las siguientes líneas os vamos a desgranar algunas de estas cuestiones.

Como os decimos, cada vez son más los viajeros que optan por experiencias o que se decantan por uno u otro hotel en función de lo que se vayan a encontrar y es que nuestros estándares son cada vez más elevados por lo que a continuación os mostraremos que es lo que solicitan algunos de los tipos de viajeros más frecuentes que nos podemos encontrar en un hotel.

  • Servicios de hotel para familias:
    • Cuarto de baño y artículos de baño básicos para niños, como un taburete para que puedan llegar al lavabo o un gel suave para que no se les irriten los ojos.
    • Cunas, para que puedan dormir bien.
    • Servicio de lavandería, porque suele hacer falta al viajar con niños.
    • Estancia gratis para niños, porque viajar con niños también puede ser caro.
    • Comidas gratis para niños, para que los padres puedan pedir un menú de tres platos y más entrantes.
    • Descuento en el servicio de lavandería, algo que seguro que los padres agradecerán.
  • Servicios de hotel para viajes románticos o parejas en luna de miel:
    • Spa, ideal para recuperarse y descansar después del bullicio de la boda.
    • Albornoces de lujo, para llevarlos puestos en la habitación mientras disfrutan de una copa de champán.
    • Servicio de habitaciones, para que no tengan que dejar su nidito de amor.
    • Botella gratis de champán, todo un clásico entre los recién casados.
    • Cesta de regalo gratis, para celebrar su boda y que su estancia sea inolvidable.
  • Servicios de hotel para los viajeros de negocios:
    • Internet de alta velocidad, para poder mantener conferencias o cualquier otro tipo de comunicación digital sin problemas.
    • Abundantes enchufes, para poder cargar todos los dispositivos.
    • Un escritorio, para poder trabajar cómodamente.
    • Una plancha y una tabla de planchar, para deshacerse de las arrugas de los trajes.
    • Bebida gratis, para relajarse después de un largo día.
    • Descuento de limpieza en seco, para que sus trajes estén impecables.
  • Servicios de hotel para los viajeros de fin de semana:
    • Entrada y salida flexibles, porque estar de viaje entre 36 y 48 horas puede significar llegar tarde por la noche y salir al amanecer.
    • Artículos de aseo de calidad, porque seguramente lleven poco equipaje, quizás solo la maleta de mano.
    • Consigna de equipaje gratuita, para poder explorar la zona sin maletas antes de que la habitación esté lista o después de la salida.
    • Cercanía (o fácil acceso) a atracciones turísticas, para que puedan aprovechar el poco tiempo que tienen al máximo.
    • Aparcamiento gratis, por si viajan en coche para una escapada rápida.
    • Mascotas gratis, porque encontrar un alojamiento para las mascotas a corto plazo y a última hora puede ser muy complicado.

Como veis, cada tipo de viajero tiene unas preferencias diferentes por lo que poder dar cabida a todos ellos es fundamental para no dejar habitaciones sin vender. Por ello, si vosotros lleváis a cabo la gestión de vuestro hotel, nosotros os recomendamos que se la confiéis a Hotel Up Consulting, dado que gracias a ellos podréis aprovechar al máximo vuestras instalaciones para que funcione todo a la perfección y le saquéis el máximo rendimiento posible.

Los millennials también tienen sus propias preferencias

Como todos los grupos anteriores, los millennials también tienen sus propias preferencias a la hora de viajar, que pasan por:

  • Internet de alta velocidad gratis, para que puedan usar las redes sociales, buscar lugares interesantes de la zona, restaurantes, etc.
  • Espacios comunes y de coworking, para que, aun estando en compañía, puedan tener también algo de privacidad; o para que trabajen en sus start-ups.
  • Cercanía (o fácil acceso) a lugares culturales, para poder conocer mejor la zona.
  • Clases de cocina, arte, yoga…, para que la experiencia de viaje sea auténtica y les aporte algo más.
  • Experiencias únicas, como actividades creativas y especiales que no ofrezcan otros competidores.
  • Mascotas gratis, porque al 65 % de los millennials con mascota le parece más estresante separarse de su mascota que de su teléfono, según este estudio.
  • Uso gratuito de bicicletas, para que puedan salir y disfrutar de esas experiencias auténticas que buscan.

El sector del cátering se prepara para presumir de sus avances cuando finalice la pandemia

Se ha cumplido más de un año desde que se diagnosticó el primer caso de coronavirus en España. Estamos muy cansados de todo: de las restricciones, de la mala organización de la Sanidad, de las malas actuaciones de nuestros políticos, del cambio constante en los toques de queda y el cierre de la hostelería, de no vernos… La paciencia que nos han instado a tener durante todos estos meses tiene un límite y más de una persona ya la ha perdido. Nos parece lógico y normal que así sea. Lo extraño hubiese sido lo contrario.

Una de las cosas que más factura nos está pasado es no asistir a eventos sociales. ¿A cuántas cosas hemos dejado de asistir por causa del maldito virus? No hemos podido ir a conciertos, a reuniones multitudinarias, a cumpleaños… No cabe la menor duda de que este tipo de situaciones merman nuestra moral poco a poco, sin que eso juegue un papel positivo en nuestro estado de ánimo. Hay que intentar combatir un asunto como este de la forma en la que mejor sepamos con el objetivo de salvar los muebles en los momentos tan complicados que estamos viviendo en los últimos tiempos.

La página web Muy Linux hacía referencia, en una de sus noticias, a la cantidad de eventos que íbamos a perder a causa del coronavirus. En la noticia, se aseguraba que nos podíamos ir olvidando de los más importantes (los que tienen que ver con conciertos, partidos…) y teníamos que poner en entredicho todos los demás, incluidos los familiares, que son los que menos peligro podríamos pensar que pueden tener. La verdad es que esta es una de las cosas que más problemas psicológicos nos han causado durante el último año a una buena cantidad de ciudadanos y ciudadanas de este país.

El diario El País, como tantos otros diarios españoles, ha venido informando de las restricciones en lo que respecta a las reuniones familiares y los aforos. En la noticia que os enlazamos a continuación, se mencionaba que la Comunidad de Madrid había limitado el aforo en reuniones y eventos sociales y aumentaba las distancias de seguridad en lo que respectaba a la hostelería, lo que es una buena muestra de que, desde luego, todo lo que sea aglomeración de personas ha implicado un riesgo durante el último año. Y ojo, que aunque parece que las cosas van a mejorar, van a seguir produciéndose limitaciones de este tipo.

Con todo lo que viene sucediendo en los últimos meses, es lógico pensar que todos esos negocios y comercios que viven de la presencia de muchas personas en sus instalaciones o que viven de algún tipo de servicio que se presta para una multitud han sufrido las peores consecuencias económicas de la crisis del coronavirus. En La Frolita, desde luego, lo han notado, pero apuntan que la clave es seguir trabajando en estos momentos por constituir productos y sabores que vayan a ser tendencia en los próximos años. Desde luego, una cosa está clara: cuando nos dejen reunirnos de nuevo, está claro que van a existir eventos sociales por doquier.

Una cuestión de supervivencia

Desde que se tiene constancia a nivel histórico, se ha hecho evidente que el ser humano necesita contacto con otros seres de su especie. Es algo que responde a la lógica. Y es que la comunicación y el trabajo en equipo es algo que a muchas personas les viene bien desde el punto de vista mental, para sentirse útiles y reforzar de ese modo su ser. No cabe la menor duda de que el contacto entre seres de la misma especie (y no solo humanos, también puede suceder en animales) es algo que es necesario para su correcto desarrollo.

Estamos en un momento difícil para que el contacto entre seres humanos sea tan estrecho como lo era antes, eso nadie lo puede negar. Pero, por fortuna, tenemos a nuestra disposición la mejor aliada para paliar los efectos de esta situación, que no es otra que la tecnología. Ni que decir tiene que, gracias a ella, hemos podido seguir manteniendo el contacto con nuestra familia, amigos y compañeros de trabajo, aunque cualquiera de ellos y ellas se encontrara en otra ciudad o país.

No sabemos cuándo volverá la normalidad que todos y todas estamos esperando. Lo que sí que sabemos es que, cuando regrese, vamos a celebrar más que nunca la vuelta de la normalidad. Nunca creímos que una situación como la que se está dando en los últimos meses fuera posible en el mundo tan avanzado en el que vivimos, pero el coronavirus es tan real como la vida misma y nos tiene que servir para valorar lo que tenemos. Esa es la mejor moraleja que podemos extraer de todo lo que viene sucediendo.