La capital condal es una de las urbes más importantes de España, tanto es así que podemos decir que, tras Madrid, es la que mayor importancia tiene. Esto no solo se debe a que sea la segunda del país por número de habitantes, sino que también hablamos de ella como una de las entradas naturales del país. Esto es así gracias a la buena comunicación que tiene esta ciudad con Francia o con Andorra, pero no solo eso, sino que su puerto también atrae cada año a cientos de barcos de todas las partes del mundo que llegan a atracar y pasan algunas jornadas en esta bella ciudad. Sin embargo, más allá de ser un importante nodo de comunicaciones, lo cierto es que la ciudad se deja ver, puesto que en ella podemos encontrar cientos de lugares que son de interés, tanto cultural como arquitectónico, por lo que en Barcelona podemos pasar unos días agradables con nuestra pareja, familia o amigos. Así, sin más dilación, pasamos a explicaros por qué Barcelona es una ciudad a la que debemos dedicar nuestro tiempo de ocio.

Tal y como os hemos avanzado, Barcelona no solo es la segunda ciudad de España por número de habitantes o una de las más visitadas, sino que también es la capital de Cataluña. Quizá sea por ello por lo que muchas de las edificaciones más importantes de la comunidad se asientan en esta ciudad, así que conozcamos un poco mejor que nos podemos encontrar en la ciudad condal:

Este edifico modernista construido entre 1906 y 1912 fue llamado popularmente La Pedrera por su fachada sobria de piedra formando arcos ondulados. Durante esta etapa, Gaudí estaba en uno de sus momentos más creativos aportando nuevas soluciones arquitectónicas que lo llevarían a la cumbre de la arquitectura con su estilo naturalista y que se ve reflejado en este edificio. Además de su fachada, merece la pena hacer un recorrido por su interior pasando por el antiguo piso de los señores Milà situado en la primera planta e ir subiendo hasta llegar a la azotea, que maravilla con sus grandes torres de ventilación y chimeneas transformadas en obras de arte.

Tampoco te puedes olvidar de ver el mosaico de Miró y beber en la fuente de Canaletas, famosa por ser el lugar donde los aficionados al Fútbol Club Barcelona celebran los títulos. Además, dicen que el que bebe su agua, vuelve a Barcelona, así que habrá que comprobarlo. Esto último lo desconocíamos, pero un guía local nos lo dijo y lo cierto es que nos pareció interesante. Fue con él con quien descubrimos gran parte de la ciudad y cuando entablamos conversación nos dijo que se había formado en la Escola Universitària Formatic Barcelona y, aunque nosotros no la conocíamos, a juzgar por todo lo que nos dio a conocer de la capital catalana, lo cierto es que deja en muy buen lugar a la escuela ya que nos volvimos a casa muy contentos y con mucha información relevante nueva.

¿Cómo podemos llegar a Barcelona?

A muchos de nosotros ya se nos hace la boca agua solo de pensar en todo lo que podemos ver en Barcelona, pero para ello, primero debemos de llegar a la ciudad. Así, como os decimos, esta urbe está bien comunicada, por lo que podremos llegar a ella en coche, tren, autobús, barco o avión sin mayor problema. En nuestro caso, dada la lejanía de nuestra residencia, lo hicimos en avión y lo cierto es que la experiencia merece la pena, aunque solo sea por la comodidad del viaje.

Deja una respuesta