La energía renovable producida por las placas solares ya es una alternativa real

España es un país en el que el sol es una de las fuentes naturales de las que más y mejor bebemos. Y hay que seguir traduciendo eso en energía renovable. Parece que todos los entes políticos e institucionales así lo consideran, pero es cierto apuntar que tenemos un amplio margen de mejora a este respecto. Aprovechar las más de 2.500 horas de sol que tenemos en España al año es algo que no podemos dejar de lado y a lo que hay que sacar el máximo de los partidos posible. Y si no es así, es que algo estamos haciendo mal.

La mejor energía renovable que podemos producir en España es la solar por motivos obvios. El número de placas solares que se están instalando en todo el país está creciendo poco a poco, pero necesitamos implementar todavía más ese número con el firme propósito de dejar de depender de las fuentes de energía tradicionales. Si conseguimos esto, haremos posible que nuestra sociedad sea mucho más eficiente y más sostenible. Es nuestra responsabilidad que así sea, porque ya le hemos ocasionado diferentes males al medio ambiente y es el momento de que empecemos a hacer ‘penitencia’ por ello.

Mirad este enlace que os dejamos a continuación y que procede de la página web Geografía Infinita. En él, podéis ver dibujada nuestra Tierra con colores que van cambiando en función de las horas de sol que reciben unas zonas y otras. España está situada en una zona bastante privilegiada, pero hay zonas como África que podrían empezar a salir de la pobreza gracias a una apuesta firme y decente por el uso de una energía como la solar. Es por ahí por donde se deberían dirigir los esfuerzos industrializadores del continente. Y en España deberíamos seguir ese ejemplo.

La energía solar, en lo que a nuestro sistema de energías renovables se refiere, viene ganando terreno a pesar de que queda un amplio margen de mejora por cumplir. Según la página dedicada a la energía renovable en España, la potencia solar fotovoltaica y termosolar que está instalada en el interior de nuestras fronteras ascendió en más de 2.500 MW de 2019 a 2020. Es una buena noticia que continúa el camino marcado en el paso de 2018 a 2019, cuando se aumentó esa potencia en más de 4.000 MW. En dos años, hemos pasado de los 7.018 MW a los 13.850. Y hay que seguir implementando estos guarismos para seguir creciendo.

Ahora que todos y todas tenemos en mente que la factura de luz va a subir una auténtica barbaridad,  empezamos a valorar alternativas para intentar gestionar este gasto de otra manera. Y la energía renovable que genera una placa solar es una de las que empieza a ser habitual en muchos de los hogares españoles. Los profesionales de Eficiencia-V nos han trasladado que ha crecido de un modo exponencial el número de solicitudes de presupuesto en los últimos tiempos, lo cual es una buena noticia para que las familias reduzcan su consumo energético y para la salud de nuestro entorno.

Una necesidad para el medio ambiente

Ya lo hemos comentado, pero este asunto merece que incidamos todavía más en ello: la apuesta por la solar como una fuente de energía renovable debe ser una obligación inexcusable en España porque contamos con los medios para conseguir depender en buena medida de esto y no de otros modelos de energía que implican un gasto energético que sabemos que no se va a recuperar y que influye de un modo más que negativo en nuestro medio ambiente.

Teniendo en cuenta que hay opciones para que España pueda presumir de aportar su granito de arena a la mejora de la salud del planeta, ¿por qué no apostar por ellas de una manera completa y sin miedos? ¿Por qué no hacerlo si, además, somos el país de Europa que más horas de luz tiene y que puede «vender» el excedente de energía solar a cambio de dinero o de otras fuentes que no son tan habituales aquí? Desde luego, esperamos sinceramente que nuestros políticos se hayan puesto ya a trabajar en este asunto, porque es el futuro de nuestra nación.

Estamos en un momento clave para el futuro del mundo y debemos tomar posiciones al respecto. El deber de España es colaborar con energías renovables como la solar, de la cual se pueden obtener grandes cantidades aquí. Se va a generar una industria y una demanda muy importante al respecto que hará que, económica y socialmente, nuestro país sea un entorno mucho mejor para vivir. ¿Y no es eso lo que andamos persiguiendo todas y cada una de las personas que residimos aquí? Es el momento de lanzarnos a la caza de ese objetivo.

Deja una respuesta