Necesitamos seguir impulsando la salud dental en nuestro país

¿Qué puede valer más que nuestra propia salud? La verdad es que, aunque hay gente que tiene la manía de intentar poner respuestas a esta pregunta, no hay nada que sea más importante que el hecho de sentirnos bien y no padecer ningún problema que ponga en riesgo nuestro estado de salud y cualquiera de las cosas que dependen, de una manera directa o indirecta, de él. Por eso, cada persona tiene que ser responsable de lo que hace o deja de hacer en materia sanitaria para intentar encontrarse lo mejor posible y estirar al máximo su vida.

La salud dental ha venido ganando en importancia en este sentido. Aunque es cierto que hay personas que siguen sin cuidar como deberían del estado de sus dientes y el de su boca, parece que, muy poco a poco, empieza a ser común que, al menos, mostremos interés por este asunto. Y esto es importante para hacer de nuestra vida algo mejor, porque una mala salud dental puede traer problemas al hacer cosas simples como comer, beber e incluso respirar (si padecemos sensibilidad dental), por no hablar de que una enfermedad dental puede encontrarse en el origen de un dolor de cabeza o de oído, entre otros.

Una noticia publicada en la página web Gaceta Dental aseguraba que la salud oral en España se había mantenido estable en el lustro que corresponde a los años 2016-2021. ¿Es esta una buena noticia? Sí y no. Sí porque, como os comentábamos en el párrafo anterior, nos confirma que sigue creciendo la cantidad de gente que se interesa por el estado de su boca. Pero no lo es, al mismo tiempo, porque la evolución se va desarrollando con más lentitud de la que nos gustaría. Por lo pronto, la noticia que os hemos enlazado apunta que la caries sigue siendo algo habitual entre prácticamente toda la población.

Si España quiere seguir avanzando y mejorando sus registros en lo que respecta al cuidado de la salud dental de sus ciudadanos y ciudadanas, es necesario que dé un paso más. Nuestro país, tradicionalmente castigado por una alta incidencia de problemas dentales, ha venido mejorando sus registros pero sigue sin ser puntero en Europa porque, en opinión de los profesionales de Íntegra Clinic, hace falta que, desde las administraciones públicas, se elaboren más campañas de marketing a nivel nacional acerca de los peligros que supone despreocuparse de todo aquello que puede afectar a la salud de nuestros dientes.

La sanidad pública jamás va a poder competir con la privada

El sector público tiene que crear, en la medida de lo que le sea posible, concienciación al respecto del cuidado de nuestras bocas porque su objetivo es velar por el interés general. Pero, por otro lado, el paso del tiempo ha dejado meridianamente claro que, en el apartado operativo, no puede competir con el privado, que tiene la capacidad de resolver los problemas de la gente en una cantidad mucho menor de tiempo. Solo hace falta comprobar las listas de espera de los dentistas al servicio del sector público y las de una clínica privada.

Además, incluir el dentista en la sanidad pública sería costoso para el Estado. Según una noticia publicada por la página web de El Español, incluir el dentista en la sanidad pública costaría un total de 5.400 millones de euros, una cantidad que creemos que las arcas públicas no podrían asumir (y menos en los tiempos que corren) y que va a terminar posibilitando que las cosas sigan como están ahora. Y es que la inmensa mayoría de las personas que son clientas de una clínica dental están muy contentas con los servicios que han recibido de ellas.

Nadie duda de que la salud dental es uno de los ámbitos más necesarios para un pueblo español que lucha por adquirir todos los hábitos recomendados por parte de los odontólogos. Estamos en un país en el que contamos con un mayor índice de odontólogos por habitante y es evidente que eso debe traducirse en un cuidado mucho mejor de nuestra salud dental. Esta es una de las cuestiones que estamos persiguiendo entre todos los españoles y que, con total seguridad, nos va a reportar buenas noticias a corto y medio plazo.

Mejorar en salud dental es hacerlo en calidad de vida. Y es obvio que este es uno de los objetivos que todos nos marcamos y que tenemos en consideración prácticamente en todo momento. Es necesario que nunca perdamos de vista un aspecto como este porque juega un papel determinante en nuestra vida y puede marcar la diferencia entre una vida tremenda y repleta de felicidad y una vida caracterizada por dolores de todo tipo. Y seguro que ninguno de vosotros ni vosotras pretende eso.

 

Deja una respuesta