El artículo 2 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, establece que el objetivo de cualquier plan de prevención es promover la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo, por lo que a día de hoy cualquier empresa que tenga actividad económica está obligada al cumplimiento de esta ley, como ocurre con Rolltec, una empresa especializada en la fabricación e instalación de toldos, persianas, carpinterías de aluminio y automatismos, siempre con el objetivo de alcanzar los más altos estándares de calidad y rapidez del mercado.

En el caso concreto de un taller de carpintería metálica el estudio para el control de los riesgos laborales que se puedan presentar permite al empresario adoptar las medidas preventivas necesarias para garantizar que el lugar de trabajo sea lo más seguro posible para los trabajadores. Entre los principales riesgos se encuentran los siguientes:

Principales enfermedades profesionales asociadas al sector del metal

El sector del metal aglutina diferentes actividades empresariales o subsectores, por lo que las enfermedades profesionales más significativas pueden variar desde la pérdida de audición provocada por el elevado ruido asociado a trabajos en calderas, forjas o fundiciones, hasta las respiratorias provocadas por inhalación de tóxicos, gases, disolventes, etc. Una de las enfermedades con mayor repercusión en los últimos años es la silicosis, una enfermedad irreversible producida por la inhalación de partículas de sílice.

Deja una respuesta