Los cumpleaños, los aniversarios, las fiestas, las Navidades o incluso las jubilaciones son fechas marcadas en rojo en los calendarios de todas personas por la importancia que tienen y porque las solemos recordar por su ambiente festivo y feliz, pero también suponen un auténtico quebradero de cabeza. Incluso conociendo los gustos de la otra persona, buscar una buena opción para hacer un regalo se torna en una tarea que consume muchos de nuestros pensamientos y de nuestro tiempo y, en muchas ocasiones, el resultado no es del todo satisfactorio: ya tiene lo que le hemos regalado, o no le gusta el color, prefiere otro material, justo se lo acaba de regalar alguien más o dice que le gusta, pero en realidad su rostro comunica todo lo contrario. En definitiva, que hemos vuelto a fracasar con el regalo y eso genera una sensación de frustración que, a la larga y regalo tras regalo, nos genera problemas. Y es que sobre todo ahora que se acercan las Navidades, todos vamos a tener que hacer regalos y buscamos la opción perfecta.

Sin embargo, hay un tipo de objeto que no suele disgustar, que deja a todo aquel que lo recibe contento y que se lleva puesto con mucho cariño, pero que no solemos pensar en él a la hora de hacer un regalo y eso que, en muchas ocasiones, podemos encontrar opciones a buen precio. Se trata de las joyas, objetos que todos usamos y que en la mayoría de los casos han sido un regalo de parejas, hijos, familiares, amigos o compañeros.

Anillos, pulseras, colgantes, pendientes, relojes, gemelos… Hay muchísimas opciones que además se adaptan a todos los gustos, de manera que también es importante conocer qué le puede gustar a la persona a la que le vamos a realizar el regalo. El tipo de joya que suele destacar más es el que incorpora un diamante, ya que denota el cariño que le tenemos a esa persona y lo muchísimo que nos importa. Y como el objetivo de este artículo es ofrecer todas las pistas para no fallar, vamos a analizar los productos más destacados. Así, desde la joyería Serrano, nos ofrecen una guía para comprar joyas con diamante. La característica indispensable que hay que tener en cuenta a la hora de realizar la búsqueda, selección y compra es que el diamante cumpla con cuatro factores, también conocidos como las “4 Cs” por sus siglas en inglés: carat (quilate, o peso), clarity (pureza), colour (color) y cut (talla).

Otro elemento a tener en cuenta es el material con el que está hecha la joya. Bien por gustos (preferencia por la plata o por el oro, por ejemplo) o por necesidades (hay gente alérgica al oro, a la plata o al titanio), es indispensable conocer esta preferencia y, si no se tiene la oportunidad de preguntárselo directamente, una opción es fijarse en qué elementos lleva puesto siempre: ¿Lleva pendientes? ¿Son pequeños o cuelgan? ¿Le gustan las pulseras? ¿Lleva reloj?

En cuanto a los anillos, también es indispensable tener en cuenta qué grado de parentesco tenemos con esa persona, ya que no será el mismo anillo si lo regala una pareja, que un hijo o un amigo. Los hay finos y gruesos, con muchos brillantes pequeños, lisos o con un diamante de mayor o menos tamaño, con varias circunferencias o de diferentes formas. Y en cuanto a los colgantes también hay muchas opciones, ya que se puede jugar con que sean más grandes o un brillante simple, así como con los diferentes tamaños de la cadena y que quede más cerca del cuello o de la clavícula o que vaya más holgado y caído por encima o debajo del pecho.

Los hombres, difícil pero no imposible

A la hora de pensar una joya para un hombre podemos llegar a pensar que no es tan fácil como para una mujer porque se reducen las posibilidades, pero eso no es del todo cierto. Existen pulseras de diferentes materiales (cuero, acero, plata, oro, cuerda…) y también cada hombre tiene sus gustos y preferencias. También hay relojes de muchos tipos, variedades y características (desde uno clásico, a uno deportivo o los nuevos smartwatches que están tan de moda). Los colgantes y las gargantillas también son muy masculinos y aportan elegancia, aunque es verdad que hay muchos hombres que prefieren no usarlos.

Y si hay una joya por excelencia en los hombres, esa es los gemelos. También de muchas formas y tamaños, es un regalo ideal para alguien que utilice traje asiduamente por ejemplo por la indumentaria de su trabajo, aunque también para alguien que tenga próximamente una ocasión especial en la que tenga que ponerse un traje.

Deja una respuesta