Cómo montar una vinoteca en una casa pequeña

Siempre hay una solución para montar una bodega, aunque falte espacio en casa. La falta de espacio a veces parece un obstáculo insuperable. Pero, como veremos en esta práctica guía proporcionada por los profesionales Vicave, en realidad se trata de un problema falso que puede resolverse o evitarse fácilmente.

Montar una bodega personal a pesar de la falta de espacio

¿Cómo puedes montar una vinoteca en casa si te falta espacio? Antes de buscar alternativas, deberías examinar detenidamente si realmente no hay forma de liberar espacio en tu casa. El hábito de vivir con la misma decoración o muebles durante años muchas veces nos impide diseñar nuestro espacio vital de manera diferente. En la mayoría de los casos, sin embargo, ayuda ordenar adecuadamente, repensar el mobiliario y utilizar muebles vino adecuados para habitaciones pequeñas.

1. En primer lugar, debes definir claramente tu proyecto de bodega

Debes tomarte el tiempo para cuestionarlo todo a fondo. En base al propósito y objetivos que buscas, intenta definir tu bodega personal que se ajuste a tus necesidades a corto o medio plazo. Entonces podrás abordar el problema de la falta de espacio con una visión más clara y coherente.

Para saber qué proyecto de bodega es mejor para ti, los diferentes tipos de bodegas.

  • la bodega para su maduración o almacenamiento,
  • la bodega para almacenamiento o preparación,
  • la bodega para degustar,
  • la bodega para presentación,
  • la bodega mixta.

Una vinoteca diseñada para preparar degustaciones no tiene las mismas características que una sala destinada a envejecer lentamente botellas añejas.

Una vez que hayas respondido a esta pregunta, también deberás saber cuáles son los requisitos adecuados para una vinoteca:

  • una temperatura de alrededor de 12 °C,
  • una humedad del 60% al 70%,
  • buena calidad del aire,
  • luz baja,
  • perfecta estabilidad.

Esto te dará unas pistas iniciales para identificar la zona de tu hogar que ofrece el ambiente adecuado para crear tu espacio personal dedicado al vino. Sería una pena liberar espacio en una ubicación inadecuada y perjudicial para los vinos.

2. Clasifica tus muebles y objetos

Ahora que tienes una idea un poco más clara del proyecto de tu bodega, veamos cómo encontrar el lugar adecuado en tu casa o apartamento. Puede que sea el momento de hacer un balance de qué hay en tu hogar. Si estás muy interesado en tu proyecto de montar una bodega, pero la falta de espacio en tu apartamento te impide ponerlo en práctica, ordena tus cosas y muebles: retira lo que ya no necesitas.

Muchos de nosotros acumulamos objetos inútiles, contenedores vacíos y cosas que no se limpian y que ocupan inútilmente cada vez más espacio a lo largo de semanas, meses y años. Para muchas personas, simplemente limpiar y deshacerse de los objetos voluminosos soluciona el problema de espacio para crear una bodega privada en casa.

3. Reordena la disposición de tus muebles

¿Ya has ordenado y clasificado pero todavía no tienes suficiente espacio en casa para montar tu bodega? En un segundo paso, deberías cuestionar la disposición de tus muebles. Antes de pensar en posibles reformas o renovaciones: ¿es realmente óptima la disposición de tus muebles?

Al reorganizar un armario, un sofá, estantes, una mesa o una cómoda, ¡podrías encontrar milagrosamente el espacio que tanto te falta para empezar a crear una colección de vinos! ¿Demasiado simple para ser verdad? Para nada. Con muebles vinícolas totalmente modulares, crear una pequeña bodega es posible incluso con poco espacio disponible.

4. Cuestiona tu diseño interior

En tercer lugar, en una casa o apartamento con un tamaño y disposición de muebles ya optimizados, la solución puede estar más profunda: en el nivel arquitectónico. Aunque no siempre se piensa en ello de inmediato, a veces mover, agregar o quitar una partición o dos puede crear mágicamente un espacio ideal para tu bodega de vinos privada. Por supuesto, habrá menos trabajo por hacer. Pero si quieres cultivar el arte de disfrutar del vino, dará sus frutos.

5. Optimiza la zona dedicada al vino con los muebles vinícolas modulares

Conscientes del problema de falta de espacio en la propia casa al que se enfrentan muchos amantes del vino, especialmente en las grandes ciudades, existen vinotecas totalmente modulares. Gracias a las dimensiones optimizadas en ancho, alto y fondo, los muebles para bodegas ahorran espacio y pueden contener un número óptimo de botellas de forma segura y estable. Podrás hacer realidad tu sueño de tener una bodega personal, incluso en los espacios más reducidos y en las condiciones más complejas. Los siguientes productos son adecuados, por ejemplo, para tus botellas de vino fino:

  • estante desplegable,
  • estante inclinado,
  • cajón extraíble para caja de vino,
  • estante de vidrio,
  • Etc.

También depende del uso principal que le vayas a dar a tu vinoteca. Si no dispones de una habitación entera donde quepa tanto una vinoteca como un mostrador de degustación, con las estanterías son ideales para ti.

Una vez que hayas creado el espacio en el lugar adecuado, podrás instalar tu vinoteca privada en una sola pared o en un rincón, ofreciéndote una hermosa zona para almacenar, presentar y degustar tus finos vinos in situ.

Comparte una bodega comunitaria con familiares o amigos

Primero, veamos un escenario diferente. Quizás las recomendaciones sobre cómo crear más espacio en tu hogar y rediseñar tu diseño interior no fueron suficientes. A veces, cuando el espacio en casa es tan reducido que no puedes encontrar una solución in situ, ¡no te queda más remedio que plantearte una bodega fuera de tus cuatro paredes! Pero existe una solución sociable y colaborativa: ¡crear una bodega compartida para tu familia o amigos!

1. De la bodega cooperativa a la bodega comunitaria

Al fin y al cabo, muchos enólogos trabajan en bodegas cooperativas, ¿verdad? Entonces, ¿por qué no reunir a tu familia, a tus seres queridos y a las personas con las que disfrutas del buen vino para crear una bodega compartida? Para superar la falta de espacio entre tus cuatro paredes, ¡tal vez haya alguien que conozcas en quien confíes!

El concepto de bodega compartida es interesante por varias razones. Esta solución encaja perfectamente con el espíritu de la enología: cultivar el arte de vivir y compartir el vino. Esto va mucho más allá de un simple espacio para guardar botellas.

Si alguien de tu familia o círculo de amigos tiene un lugar suficientemente seguro, espacioso y adecuado para guardar y degustar vinos, una bonita sala de vinos compartida con esa persona es mucho mejor que la decepción de no tener suficiente espacio en casa. Vuestra amistad y vuestra pasión compartida por los buenos vinos saldrán fortalecidas de este paso.

2. ¿Cómo se monta una bodega compartida?

En teoría es una buena idea, pero quizá temes el momento en que tengas que establecer reglas de convivencia para hacer de tu bodega compartida una historia de éxito. Al principio sois dos y ahora una docena de amantes del vino quieren sumarse a la aventura: ¿puede funcionar? ¡Que no cunda el pánico! ¡No se trata de dejarlo todo en manos del colectivo para vivir en comunidad, ni de desarrollar un sistema de alta seguridad digno de la caja fuerte de un banco!

Pero una cosa es segura: plantea el proyecto de bodega compartida sólo con personas de tu confianza. Tómate el tiempo para discutirlo juntos en paz. ¿Por qué no en una cata de vinos? Poco a poco podrás definir el concepto que mejor se adapte a tus expectativas individuales y colectivas. Todo depende de cómo expreses tu pasión por el vino. Sin embargo, una cosa debe quedar clara: cada persona debe tener sus propias botellas en su parte separada de la bodega compartida.

3. La regla de oro para una bodega compartida

Independientemente del tipo de proyecto y del concepto individual, existe una regla de oro inmutable dentro de una bodega compartida. Está prohibido que alguien toque una botella que no le pertenece sin el consentimiento del propietario. De lo contrario, tendrás que considerar otra solución más segura y protegida. Por otro lado, si todos aceptan esta condición básica, con un espíritu de confianza, buena voluntad y convivencia, entonces la manera de implementar tu proyecto es compartir una bodega.

Algunos querrán una bodega compartida principalmente para solucionar el problema de la falta de espacio en casa. Quieren poder guardar sus botellas en ella sin sentir ninguna necesidad especial de interacción. A otros les gustaría implicarse más, con catas semanales o mensuales, ofrecer cursos de vino y actuar como un club de conocedores del vino. Estas actitudes no se contradicen siempre que cada una respete a la otra.

Alquila una bodega privada y segura a profesionales

Finalmente, existe una tercera solución para crear una vinoteca en casa a pesar de la falta de espacio: alquilar una vinoteca privada y segura en un espacio profesional especializado en el almacenamiento óptimo de las botellas de los propietarios. Este sistema tiene varias ventajas:

  • fácil de configurar,
  • seguro,
  • particularmente experto en términos del almacenamiento óptimo del vino,
  • flexible si el tamaño de su bodega cambia con el tiempo.

1. Alquilar una bodega privada, una solución segura y óptima

Mucho más que un simple trastero o una simple caja de alquiler: se trata de privatizar una auténtica bodega profesional en la que los vinos finos de cada inquilino se guardan por separado, de forma segura y bajo llave. En un entorno totalmente seguro se respetan estrictamente las condiciones óptimas de conservación de los vinos. Especialmente en relación con:

  1. Temperatura,
  2. Humedad,
  3. Oscuridad,
  4. Ventilación,
  5. Libre de olores y vibraciones,
  6. Colocación de las botellas.

Incluso podrás compartirlo con tu grupo de amantes del vino o tu familia, lo que soluciona por fin los posibles problemas de seguridad, almacenaje de botellas o logística asociados a la elección de una bodega privada en casa.

Además, ya no tendrás que preocuparte por el tamaño de tu espacio de almacenamiento, que puede aumentar o disminuir según sea necesario a lo largo de los años a medida que tu colección de botellas crece o se reduce.

2. Una bodega para degustar a tu disposición

Por supuesto, tendrás acceso exclusivo a tu zona de vinos privada y podrás visitar cuando quieras. Aquí podrás celebrar una pequeña cata o un auténtico evento privado de vino en un ambiente excepcional.

Si recién estás comenzando tu aventura enológica, esto puede ayudarte a evitar algunos errores de principiante y sorpresas desagradables que podrían ser desastrosas para tus añadas.

Comparte:

Facebook
Twitter
LinkedIn

COMPARTE

Facebook
Twitter
LinkedIn

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Artículos relacionados

ortodoncia invisible

Descubre la revolución de la ortodoncia invisible

El campo de la ortodoncia invisible, que se conocen también como los alineadores transparentes, son un método para la corrección de los dientes que lo que hace es usar alienadores personalizados que se fabrican con

Máxima precisión en odontología

La odontología requiere de mucha habilidad y precisión para llevar a cabo diferentes tratamientos. Trabajar en espacios reducidos como la cavidad oral, conlleva una enorme minuciosidad para realizar las revisiones y tratamientos con la precisión